Sí, sí, lo que veis. En el Restaurante Pantalán G hemos instalado dos grupos fotovoltaicos capaces de producir anualmente alrededor de los 20 MWh (20.000 kWh), o lo que es lo mismo, equivalente a recorrer con un coche medio la distancia de 100.000 km, es decir, para darle a la Tierra 2,5 vueltas. Y lo más importante, una reducción anual de emisiones de CO2 a la atmósfera de 15 Tm (15.000 kg). Si tod@s nos concienciáramos de esto, mantendríamos con más salud a nuestro planeta y casi seguro que las grandes catástrofes que nos asolan tendrían una menor repercusión la Tierra (grandes incendios, sequías atroces, tremendas inundaciones, etc.). Como dice el refranero español, “un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”. Es decir, un grano de arena no es nada, pero millones de granos forman una playa. Así que súmate, por favor, a nuestra iniciativa. Para conocer más sobre el ahorro energético y disminuir la huella de carbono. Si quieres saber más, pulsa AQUÍ

Y todo lo que hacemos, ¿termina aquí? No, por supuesto que no, esta es sólo la ayuda “directa e inmediata”. También contribuimos a la sostenibilidad con nuestros materiales de envase y embalaje, es decir, con todos los artículos de “usar y tirar” y de “usar y conservar”con productos que incluso no los tienes que eliminar, sino que los puedes reutilizar. ¿Cómo es esto? Pues ahora te lo explicamos:

  • Utilizando papel y cartoncillo de kraft (bolsa y estuches) para que las industrias papeleras no utilicen, o lo hagan en menor medida, blanqueadores de pasta de papel (ClO2 -dióxido de cloro-), identificado cómo Con este producto se utiliza mucha agua, cloro, y costosos tratamientos del agua de reciclaje en energía. El kraft es un papel reciclable, biodegradable y que procede de materiales renovables.En su fabricación son utilizados residuos de madera o bosques gestionados de forma sostenible. Y se descompone de forma rápida, sin dejar restos tóxicos. Es, por lo tanto, un papel ecológico que contribuye a cuidar nuestro entorno y mejorar el ecosistema.
  • Utilizando plásticos biodegradables fabricados con PLA (ácido poliláctico). El PLA se fabrica a partir de fuentes renovables y es compostable, lo que soluciona los problemas de eliminación de residuos sólidos y reduce nuestra dependencia de las materias primas derivadas del petróleo. Actualmente es el segundo bioplástico más producido y consumido en el mundo en términos de volumen.
  • Utilizando soportes de aluminio que sonligeros y fáciles de reciclar. Son higiénicos, no tóxicos y mantienen el sabor y el aroma. Ofrecen protección contra la luz, rayos UV, aceite y grasa, vapor de agua, oxígeno y microorganismos.
  • Utilizando vidrio, que tiene la gran ventaja de ser 100% reciclable y se puede reciclar tantas veces como se quiera sin perder calidad, porlo que se cierra el círculo del reciclaje. Con el vidrio reciclado se pueden fabricar botellas o tarros que van a poder utilizarse para alimentos. Más información en: http://www.anfevi.com/el-envase-de-vidrio/medio-ambiente/
  • Utilizando soportes de bagazo: de caña de azúcar y de trigo. Con el de la caña de azúcar, los envases se fabrican con el desecho que proviene de la extracción del jugo azucarado de la caña. Una vez se ha extraído todo el jugo azucarado de los tallos la caña, el bagazo resultante tiene un alto porcentaje de celulosa, casi un 50% mas que la mayoría de las maderas. Tanto es así que de un tallo se pueden fabricar hasta 50 platos de bagazo. El material resultante es muy parecido al papel y normalmente se presenta en color blanco. Los envases y vajillas ecológicos fabricados en bagazo de caña de azúcar son aptos para microondas. Puede calentar tranquilamente su comida en estos envases sin riesgo alguno. Los envases de bagazo de fibra de trigo provienen del residuo vegetal generado una vez que se ha separado la semilla de las espigas. Estos residuos vegetales se aprovechan para fabricar envases ecológicos 100% compostables. El resultado son envases de color café claro y con un muy buen comportamiento térmico, es decir, mantienen muy bien la temperatura de los alimentos.
  • Utilizando en la medida de lo posible aparatos eléctricos de clasificación A+, A++ y A+++ así como en la iluminación de nuestros locales; es decir, equipos de muy bajo consumo y de alto rendimiento.